domingo, 23 de abril de 2017

Apenas penas

Apenas nos amamos, sin embargo
a nadie quise más ni tantas veces
y en todo permaneces,
igual que un exorcismo de letargo;
la boca germinal, el beso largo,
la siega de los panes y los peces,
el hambre de morder tus desnudeces
con ansias de descargo.
Ya ves, nada de ti, muy poca cosa,
el último retoño de la rosa
y el sueño del jazmín que ya no existe,
un poso de tenaz melancolía
y marzo que llovía
de un modo laboriosamente triste.

Del libro Llevarás en la piel.

viernes, 21 de abril de 2017

Horizontal

Mujer horizontal, amante plana,
diluvio de solsticio de verano,
amor, impulso llano
que a gajos de ternura se desgrana.
Tendida sobre el fin de la mañana,
vestal de un dios romano,
de cántico litúrgico y profano,
más vívida que el aire y más liviana.
Yaciente como un sol recién dormido,
estruendo del latido
que borda de agua dulce lo que toca;
al reto de mis labios ofrecida,
lo mismo que la vida
decúbito febril sobre mi boca.


Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Eduardo Urculo - "Desnuda al atardecer".

miércoles, 19 de abril de 2017

Eva

—Nada puedo negarte, nada niego,
diriges el pulsar de mi latido
y has sido
partícipe absoluto de este juego.
Virtuoso y estratego,
adánico de luna y encendido,
decretas la pulsión del estallido
y el gobierno del fuego.
Ordena y obedezco, cuadratura
del círculo de miel de la conjura
que troca la manzana en maravilla;
estigma del Edén en mi costado,
novísimo pecado
del óleo bautismal de tu costilla. ©

Del libro De diluvios y andenes.

lunes, 17 de abril de 2017

Cien años de eternidad

Tres años sin Gabo

Aureliano Buendía guarda luto
y anuda un lazo negro a su muñeca,
ya no llueve en Macondo y se reseca
el tallo del jazmín más diminuto.
Toda muerte sucede en un minuto
y el llanto es una mueca
de pena sin edad, sumaria y hueca,
que exige sordamente su tributo.
Con tristeza otoñal cierra la casa
y pone doble llave al escritorio,
oscuro territorio
donde morir es algo que nos pasa.
Olvidado y proscrito,
se remonta con Gabo al infinito. ©

Del libro De diluvios y andenes
Recitado en Radio UAI
Ilustración: Luis Velázquez

viernes, 14 de abril de 2017

Proa

A proa de tus labios, mandamiento
de lejanas orillas,
en busca de tu boca voy hambriento,
buscando un elixir de maravillas.
Un ligero rubor en tus mejillas
serena todo viento
y en mi mano cuajada de semillas
te vuelves provisión de mi alimento.
A proa de tus labios, norte, llave,
cumbre y nave
de un mar embravecido,
encamino las olas de mi beso
de amor en el espeso
océano voraz de tu latido.

Del libro Llevarás en la piel.
Fotografía: Luz Cazenave.

miércoles, 12 de abril de 2017

Romance oscuro

Con pericia de orfebre la desnuda
(procaz en el vaivén del carromato)
y ella gime de rabia como un gato
de sangre testaruda.
El domador y la mujer barbuda
deponen a la par su celibato,
cada beso de fiebre es un conato
de guerra sorda y muda.
Él, que sabe tocar donde se debe,
con manos de aguanieve
resbala por el pozo de su escote,
y la dama del vello en espesura,
perversa de ternura,
le pide que la bese en el bigote.

Del libro De diluvios y andenes.

domingo, 9 de abril de 2017

Seve

In memorian (9 de abril de 1957 / 7 de mayo de 2011)

De no ser Severiano Ballesteros
como soy y declaro,
golfista por extrañas circunstancias

que la vida dispuso a su manera,
más allá del tumor con que litigo,
de las horas de quimio interminables,
del pacífico verde de los greenes
y el césped de Saint Andrews,
con enjundia de terca certidumbre
volvería otra vez sobre la senda
de los actos vividos,
sin cambiar el detalle de una coma,
ni el sino de los astros,
porque soy Severiano Ballesteros. ©


Poema escrito al año de su partida.
Del libro De diluvios y andenes.

miércoles, 5 de abril de 2017

Tu mejor enemigo

Quiero ser esa hoguera que se funde contigo,
tu pudor inconfeso,
el que arroje tus labios a la pira del beso
en secretos rituales de ardoroso castigo;
tu mejor enemigo,
quien aceche en la noche tu callado regreso,
tu porfía, tu exceso,
quiero ser esa lengua que naufraga en tu ombligo;
el Adán de tu fiebre de pulsión cotidiana,
la primera semana
de vivir a tu lado,
tu proclama de guerra de mujer mal querida,
la manzana prohibida
y el furtivo bocado.

Del libro Llevarás en la piel.

martes, 4 de abril de 2017

Ella fuma

"Un cigarrillo se desangra en humo” (Luis Alposta)


Ella fuma y espera  
y en la noche se vuelve sed y lumbre,
mansedumbre  
de lágrima y ojera.
Traza el humo una hilera
de formas que presagian cielo y cumbre,
siguiendo una costumbre
pasajera.
Y la vida se esfuma
en un raro trajín de viento y bruma,
diluvial y lejano.  
Escenario minúsculo de hoguera, 
ella fuma y espera,  
tan lejos del alcance de mi mano.

Del libro de poemas Oceanario.

jueves, 30 de marzo de 2017

Amor de morondanga

Pero tú no, tú no, tú no... (JMS)

Ya no quiero tu amor de morondanga
ni tu beso-peluche de estropajo,
ni escarmiento de lágrimas ni andrajo
de labios de fritanga.
Por mí puedes bailar una pachanga
en la punta más alta del carajo
y arder con estertores de badajo
en congas domingueras de bullanga.
Simulacro de llanto compartido
y minga de promesas
en la tarde del último aguacero;
cada quien con su parte del olvido,
el cloruro de sodio con que besas
ya no sala la carne del puchero. ©

Del libro De lunfa somos.

Pintura: La exquisita Jeanne Lorioz.